Infórmate

Noticias

A continuación encontrarás las principales apariciones del Grup Cunicarn en diferentes medios de comunicación de ámbito local y nacional, así como noticias relacionadas con el sector.

07/01/2016

Un plan saludable para 2016 (Fuente: El Mundo)

  • La dieta mediterránea es el patrón que más beneficios aporta a nuestra salud
  • Hacer ejercicio físico de forma regular previene obesidad y enfermedades
  • El 54,7% de los españoles no realiza ejercicio físico en su tiempo de ocio

BEATRIZ G. PORTALATÍN, Madrid

Al empezar un año, siempre estamos cargados de buenos propósitos, pero en ellos debemos también hacer un hueco importante para la salud. La alimentación y el ejercicio físico son dos pilares fundamentales para estar más saludables y poder prevenir, en la medida de lo posible, muchas enfermedades. Pero en realidad ¿qué alimentos debemos consumir en mayor medida? ¿Cuáles son aquellos que no deben faltar nunca en nuestra dieta? Por su parte, ¿qué ejercicio físico se considera el más saludable? ¿Cuántos minutos deberíamos realizar?

Si hay algo donde hay un consenso absoluto por parte de todos los facultativos es en los beneficios de la la dieta mediterránea. Así lo ratificó hace apenas dos años uno de los mejores estudios españoles que se han hecho hasta entonces: el estudio PREDIMED. "Una alimentación sana y equilibrada que se ajuste a los patrones de la dieta mediterránea protege frente a los eventos cardiovasculares", asegura a EL MUNDO el doctor Lorenzo Silva Melchor, secretario general de la Fundación Española del Corazón (FEC). Es importante tener esto en cuenta ya que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo.

"El patrón de dieta mediterránea ha demostrado reducir la mortalidad por enfermedad cardiovascular hasta en un 30%, pero también ofrece beneficios importante sobre el control de peso o la aparición de cáncer. Por ello, debemos intentar ser fieles a este patrón alimentario que ofrece tan importantes beneficios en la salud", afirma por su parte la  la doctora Julia Álvarez Hernández, coordinadora del Área de Nutrición de la Sociedad Español de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

¿Qué alimentación debo seguir? 

Siguiendo con este patrón, algunos de los alimentos que no deben faltar nunca en nuestra dieta son las frutas y las verduras, consumo que debe extenderse más en los españoles, sobre todo en los jóvenes. Tal es así que según la última Encuesta Europea de Salud en España (2014), seis de cada 10 personas afirman comer fruta a diario (el 58,2% de los hombres y el 67,1% de las mujeres). La frecuencia es menor en jóvenes, ya que el consumo de estos alimentos aumenta con la edad: cuatro de cada 10 jóvenes de 15 a 24 años y ocho de cada 10 mayores de 75 años, consumen fruta diariamente. 

Por su parte, el consumo de verduras es algo inferior al de fruta: cuatro de cada 10 personas afirman la consumen a diario (el 39,1% de los hombres y el 50,0% de mujeres).

Otros alimentos que tampoco deben faltar en la dieta mediterránea son legumbres, cereales, lácteos, huevos, pescados, especialmente pescado azul, carnes y frutos secos, incorporando siempre el aceite de oliva en crudo y para cocinar siempre. En ocasiones, "incorporar una copa pequeña de vino tinto en la alimentación también resulta  beneficiosa, si no hay alguna otra contraindicación médica", afirma Álvarez. 

En cuanto al consumo de carne y pescado, ambas cosas hay que tomarlas regularmente. De pescado, es aconsejable tomar semanalmente en torno a cinco-seis raciones, de las cuales al menos tres deberían ser de pescado azul. "Las carnes rojas y muy grasas no son saludables por lo que si se toman, se aconseja hacerlo con mucha moderación. Sin embargo, las carnes de ave y el conejo son carnes muy saludables", señala Silva.

Por último, los dulces no son alimentos fundamentales en la dieta y no constituyen parte esencial de una alimentación saludable. Por tanto, se recomienda que su consumo sea ocasional, de forma controlada, conociendo la composición nutricional y revisando siempre el etiquetado cuando se trate de producción industrial o fuera de casa, pero nunca como parte de la alimentación diaria. 

"Los alimentos y la dieta es importante pero también lo es dedicar tiempo a comer y a compartir mesa como gesto de disfrutar de la vida", sostiene Álvarez. 

¿Cuánto ejercicio debo hacer?

El ejercicio físico es fundamental para prevenir el sedentarismo y por tanto enfermedades como la obesidad (uno de los factores de riesgo de muchas enfermedades, incluidas las del corazón). Sin embargo, en España parece no haber aún demasiada concienciación, o al menos eso es lo que dicen los datos. 

Según la citada encuesta (Encuesta Europea de Salud en España, 2014), el 54,7% no realiza ejercicio físico en su tiempo de ocio. Tres de cada 10 personas de 15 y más años realizan ejercicio físico en su tiempo libre más de dos días a la semana y el 14,3% realiza ejercicio uno o dos días a la semana. 

Por su parte, y según los datos de obesidad y sobrepeso, la obesidad afecta al 16,9% de la población de 18 y más años (17,1% de los hombres y 16,7% de las mujeres) y el sobrepeso al 35,7% (43,6% de los hombres y 28,1% de las mujeres). El 52,7% de la población de más de 18 años está por encima del peso considerado como normal. Para evitar la obesidad y el sobrepeso, los médicos recomiendan llevar una alimentación sana y equilibrada y hacer ejercicio físico de forma regular. 

"Según las recomendaciones, una persona debería hacer 150 minutos semanales de ejercicio suave o moderado o 80 minutos de ejercicio intenso", explica Silva. Pero no hay ninguna actividad física que sea mejor que otra, lo que realmente importa es que el ejercicio se practique de forma regular y continuada.  

"La actividad física se debe adecuar a cada persona. Lo recomendable, como mínimo, es caminar diariamente 30 minutos a paso ligero. El resto de actividad física se recomendará, de acuerdo a la persona", asegura la doctora Marisa López Díaz-Ufano, coordinadora del Grupo de Trabajo de Nutrición de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). De hecho, son muchos los estudios que han mostrado las bondades de caminar. Incluso, la Federación Mundial del Corazón recomienda desde hace algunos años, caminar al menos durante 30 minutos al día a paso ligero. De este modo se incrementa la esperanza de vida e incluso, se reduce el riesgo cardiovascular hasta un 11%. 

"Lo mejor para la salud cardiovascular y sobre todo para pacientes que ya hayan tenido un infarto, son los ejercicios aeróbicos (caminar, montar en bicicleta etc). Hacer ejercicio intenso sin estar entrenados puede ser peligroso para el corazón", advierte Silva. Por lo que, "si queremos hacer ejercicio intenso, es necesario hacernos antes un chequeo médico, sobre todo en personas con una cierta edad (por ejemplo mayores de 50) y en pacientes que hayan tenido ya eventos cardiovasculares", concluye.